8/5/10

¿Por qué no?

Hace algo más de un año que no escribo nada aquí. Penoso, lo sé, aunque tenga mis razones, y desgraciadamente sean lo bastante poderosas como para justificar este abandono mío. Pero aún así, no deben ser suficientemente válidas como para que no pueda evitar sentirme muy culpable, vaga y desastrosa, y me dé mucha vergüenza haber aprovechado tan rematadamente mal la oportunidad y el hueco que me hicieron los restantes miembros del círculo. Tampoco me sirve de consuelo observar la poca actividad generalizada que hay en este rincón solanesco: no debo ser muy tonta, porque el mal de muchos en lugar de tener efecto balsámico sobre mí, me pone aún más triste. Porque creo que es una lástima que este sitio languidezca de este modo cuando podría ser tan diferente.

Así que, después de sacudirme la pereza, me atrevo a pedir al resto de los miembros del club que también lo hagan. Que inyectemos un poco de vidilla a este lugar, quizás de la única manera posible cuando se llega a este punto: con disciplina. Creando una obligación placentera, quizás proponiendo libros que leer en común o un tema sobre el que escribir, en plan taller de escritura. O abriendo al azar uno de los Salones de Pasos Perdidos del amigo Trapiello y escribiendo algo al hilo de una reflexión cualquiera... No sé. Son sólo un par de ideas y quizás estoy proponiendo una idiotez, algo tan infantil como un cadaver exquisito o un relato a catorce manos, pero me parece mejor que dejar morir este sito por inanición. Porque un blog se alimenta de palabras y este pobre nuestro está anémico perdido... Pienso que no deberíamos desaprovechar la serie de felices casualidades que nos trajeron poco a poco, uno tras otro, hasta aquí. Nos unen muchas cosas, gustos comunes, visiones de la vida y la literatura ¿por qué no disfrutar de ese privilegio? Estoy segura de que el hecho de comprometernos un poco más en este rincón no sólo lo resucitaría, sino que daría lugar a textos que ahora mismo se están perdiendo en la nada, y también crearía un verdadero espíritu de unión entre los "Nietos de Solana".

En fin, ahí queda la idea. Ojalá alguien recoja el guante...

P.D. Por cierto, esto va para el administrador de la página: el enlace a mi página está mal. La dirección actual es www.desdemiventanaotravez.blogspot.com

7 comentarios:

Mabalot dijo...

Hola Teresa, me alegro de tenerte por aquí otra vez. Es muy oportuno este golpe en la mesa y apoyo la moción. Espero que los demás lo vean igual, y sobre todo que tengamos tiempo o ganas de seguir publicando cosillas aquí, que es lo importante. Las buenas intenciones no son más que intenciones.
Últimamente tampoco me dejo caer mucho por mi blog (a Conde le pasa un poco lo mismo con el suyo), no sólo es asunto de este Nietos de Solana. Pero es una pena.
Proponer algo una vez a la semana no estaría mal. Daría tiempo a hacer comentarios etc...

Un abrazo fuerte.

Mabalot dijo...

Ah, administradores somos todos. De este blog quiero decir. La casa es de todos. Si alguien quiere cambiar un florero de lugar o poner los pies sobre la mesa tiene todo el derecho del mundo. O por lo menos siempre se puede proponer en comentarios para que la mayoría dé el visto bueno a lo que sea. Parece esto una comunidad de vecinos.

Mabalot dijo...

El enlace está cambiado.

Teresa, la de la ventana dijo...

Pues sí, Mabalot, no es mala idea la de proponer algo y dedicarle una semanita para ir dejando nuestras contribuciones en el Círculo, e ir comentando las de los demás. Porque buena parte de la gracia de esto es el diálogo de los unos con los otros.

A ver qué dicen los demás.

Luisa Cuerda dijo...

Tienes razón, Teresa. Me parece que has dicho lo que todos hemos pensado y por eso te estoy muy agradecida. Yo no os prometo nada porque apenas atiendo a mi propio blog. Hay épocas de la vida en la que se puede y otras en las que no se puede. Sí que me comprometo a participar en las entradas de quien esté más dispuesto a hacerlas y, aunque desde retaguardia, dar así vidilla.
Un abrazo a todos.

conde-duque dijo...

A mí también me parece buena idea, Teresa.
Ando en una época un poco rara (ya casi ni escribo en mi blog), pero habría que intentar cosas nuevas para darle vidilla a esta casa.
Al primero que se le ocurra algo lo puede proponer. Además, están los relatos o los temas literarios habituales.
Por mi parte, pondré la cabeza en funcionamiento.
Un abrazo.

Teresa, la de la ventana dijo...

Bueno, bueno, no está nada mal la cosa. De momento somos tres, más Luisa en el banquillo y apoyándonos. Dejemos que digan algo los que faltan, y si no, tengo algo rondándome en la cabeza que os diré en los próximos días.

¡Gracias, chicos!